Saltar al contenido

Ora iQ, el coche eléctrico chino que quiere conquistar la gama baja en Europa

22/12/2018
ora-iq

Great Wall Motors es una marca con 34 años de historia que inicialmente se dedicaba únicamente a la venta de camionetas y que ahora es el mayor fabricante chino de coches tipo SUV. En 2018, Great Wall, nombre que también se le da a la muralla china,  y BMW firmaron un acuerdo para producir los coches eléctricos ‘Mini’ en China. Ahora, según informa el South China Morning Post, la compañía china tiene planes para desembarcar en Europa con sus propios coches eléctricos.

Lejos de conformarse con el mayor mercado de coches del mundo, Great Wall quiere seguir creciendo. A finales del año pasado se interesaron por la compra de Jeep y ahora planean expandirse por nuevos mercados como el europeo.

El Ora iQ es el primer coche eléctrico compacto de Great Wall, un SUV que promete una autonomía de 360 kilómetros con una sola carga y con un coste inferior a los 12.840 euros al cambio directo. Este modelo y otros cuatro vehículos eléctricos bajo la marca Ora serían los que llegarían a Europa de cara a 2020.

«Nuestros vehículos están diseñados y construidos de acuerdo con los estándares internacionales y definitivamente fijamos nuestra vista en los mercados internacionales, incluyendo Europa.» – vicepresidente de Great Wall, Ning Shuyong

El mercado de los coches eléctricos pequeños

Actualmente Great Wall cuenta con cuatro marcas, Haval, Great Wall, Wey y Ora, pero sería esta última la que llegaría a Europa. Al no poder competir con fabricantes premium como Tesla, los fabricantes chinos de coches están viendo en los coches eléctricos pequeños una oportunidad. Un modelo de negocio basado en un gran volumen de producción y con costes de fabricación más reducidos.

Además de Ora Qi, el próximo vehículo que la marca ha anunciado que lanzará al mercado es el Ora R1, un subcompacto eléctrico con una autonomía de 350 kilómetros y un precio de unos 14.000 euros al cambio directo. Aunque podría verse reducido el precio incluso por las fuertes ayudas del gobierno. Un coche con líneas curvas, aspecto urbano y una longitud de menos de 2,5 metros.

Un nicho de mercado que Oriente quiere aprovechar

La llegada del fabricante de coches chino a Europa podría animar el mercado de coches eléctricos, aunque todavía es difícil predecir cualquier situación. Pese a que BMW Group sí colabora con Great Wall en la producción de coches eléctricos en china, no sabemos si en el caso de Europa ocurrirá algo equivalente. En el gigante asiático los dos grupos automovilísticos cuentan con una potente alianza al 50% con una inversión de 650 millones de euros destinados únicamente para coches eléctricos.

Este movimiento de Great Wall se englobaría dentro del intento de compensar la caída de ventas interna y aumentar las exportaciones. Sin embargo a nivel de diseño y prestaciones, los fabricantes chinos de coches muestran un importante retraso a nivel tecnológico y estético. Veremos cuál es la recepción de los consumidores europeos y si mantienen el nivel de precios ofertado en China.

Es cierto que la fama de productos chinos no es la que más éxito tiene, pero debe reconocerse que cada vez los fabricantes orientales se ponen las pilas y crean productos mucho mejor acabados y con unas características dignas de cualquier marca.

¿Os fiaríais de una marca así para un coche? ¿Os parece atractivo este tipo de vehículos?

X